RESIDENCIA DE ESTUDIANTES,
PATRIMONIO DE EUROPA


La Residencia de Estudiantes fue distinguida en 2015 con el Sello de Patrimonio Europeo, concedido por la Unión Europea debido al papel que ha desempeñado en la historia y la cultura de Europa. La Residencia es una institución reconocida internacionalmente, que fomenta el diálogo y el entendimiento entre diferentes generaciones y culturas, y entre disciplinas como las artes, las humanidades y las ciencias.

En Europa han obtenido este Sello otros diecinueve lugares, como el Archivo de la Corona de Aragón, la Abadía de Cluny, la Maison de Robert Schuman, el corazón de la antigua Atenas o el Palacio de la Paz de La Haya, entre otros.

Durante su etapa histórica, entre 1910 y 1936, la Residencia se convirtió en una ventana abierta a la cultura europea y mantuvo un fluido diálogo con universidades y centros internacionales, propiciando el intercambio cultural y científico a través de becas, conferencias y otras actividades.

La Residencia sigue siendo hoy un centro de prestigio internacional que promueve la comunicación interdisciplinar y donde se alojan científicos y creadores procedentes de todo el mundo. Las múltiples actividades que desarrolla actualmente están orientadas por un doble objetivo: recuperar, conservar y difundir la memoria de la Edad de Plata española (1868-1936), y ser un lugar de encuentro y de proyección de futuro que presta atención permanente a las transformaciones de la cultura actual. Por ello, la Residencia de Estudiantes es hoy un centro de referencia internacional para la investigación, el estudio y la difusión de la vida intelectual y científica de la Europa contemporánea.