Arturo Duperier Vallesa
(Pedro Bernardo, Ávila, 1896 – Madrid, 1959)

Arturo Duperier VallesaArturo Duperier se licenció en Químicas en 1916 y en Físicas en 1919. En una primera etapa, española, colaboró con Blas Cabrera en el magnetismo de la materia. Entre 1925 y 1929 publicaron trabajos en francés sobre las anomalías que presentan las triadas de los elementos químicos del grupo VIII del sistema periódico [(Fe, Co, Ni), (Ru, Rh, Pd), (Os, Ir, Pt)] y de las tierras raras, estableciendo la ecuación del paramagnetismo, denominada de Cabrera-Duperier: (c+k)(T+D) = C. El premio Nobel Van Vleck escribiría en 1978: «las medidas de Cabrera y Duperier desempeñaron un papel esencial en la confirmación de la teoría mecánico-cuántica».
Meteorólogo desde 1919 en el Observatorio Meteorológico del Retiro en Madrid, en 1929 realizó su primer viaje por Europa subvencionado por la Junta para Ampliación de Estudios visitando los observatorios de Zúrich, Trappes y Villepreux en los alrededores de París, Bruselas y Puy de Dôme. Catedrático de Geofísica en 1933, tras un viaje a Berlín y Postdam en 1934, en el que conoce estudios, técnicas y métodos para la detección de rayos cósmicos, decidió su campo de investigación personal: la radiación cósmica en la atmósfera.
En una segunda etapa, inglesa, exiliado en Londres, colaboró con Blackett. Observó los mesones  mediante la construcción de un sistema original de detección y registro, de alta sensibilidad y estabilidad térmica, instalado en el metro de Londres, con el que trabajó durante toda la guerra mundial de día y de noche.

La década de 1940 fue la de su esplendor como científico. Así, en 1945 fue invitado por The Physical Society para dictar la Conferencia Guthrie y por la BBC de Londres, en agosto, unos días después del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima, para explicar científicamente al mundo hispanohablante, en qué consistía la nueva arma. En 1953 regresó definitivamente a España. Tuvo retenidos durante cinco años sus instrumentos de observación en la aduana del puerto de Bilbao, cedidos por Inglaterra, sin que pudiera desembalarlos ni utilizarlos.

Francisco González de Posada
Fuente: catálogo El laboratorio de España. La Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (1907-1939)